Odisea para viajeros entre Villavicencio y Acacías

0
17

Toda una hazaña ha sido el paso para vehículos y motocicletas a la altura del kilómetro 7 en el sector de Cemex, por la vía que de Villavicencio conduce hacia el municipio de Acacías, luego de que el río Guayuriba se desbordara nuevamente.

Esta vez, el agua copó la totalidad del terreno que había habilitado la Concesión Vial de los Llanos como vía alterna, convirtiendo la movilidad en un caos para quienes desde el lunes han necesitado desplazarse por este importante corredor vial.

Atrapados y con el agua hasta las rodillas, así han quedado algunos motociclistas que se han arriesgado a pasar desde la noche del lunes por este sector.

El paso fue horrible y completamente doloroso, se me llenan los ojos de agua de recordarlo. Anoche tuvimos que vivir está situación en carne propia en el carro de mi padre, sentimos como la corriente se llevaba el carro, el cual se apagó en el peor momento debido a que otro carro de adelante tuvo que frenar”, dijo una mujer que casi fue arrastrada el lunes en la noche.

Así mismo, quienes han logrado pasar, aseguran que si están a salvo ha sido gracias a unas personas que están a lado y lado pendientes de guiar y empujar los carros que se quedan varados en plena inundación.

Ellos prestan su servicio a cambio de dinero, al igual que los camiones que están transportando las motos, sino es por ellos, no sé qué sería de nosotros en estos momentos”, expresan los afectados.

Ante esta emergencia, Wilder Vélez Vasco, director de Mantenimiento de la Concesión, explicó a Periódico del Meta que esta problemática obedece a que no se está explotando material en el centro del río, todo el trasvase del caudal se está direccionando hacia la margen izquierda.

Desde que se dejó de explotar material por parte de Cemex en ese sector, el río se quedó sin la protección que estaba en la margen izquierda que era un Jarillón. Eso se lo ha ido llevando y ha causado que tanto la vía nacional como los predios que quedan en ese sector sean mucho más vulnerables a la inundación”, dijo.

Respecto a si tienen o no responsabilidad alguna frente a esta situación, como muchos de los ciudadanos manifiestan, Vélez precisó que: “nosotros como concesión no tenemos injerencia directa sobre el río, las obras que se requieren en ese punto para proteger y hacer control de crecientes son de competencia de las Unidades de Gestión del Riesgo”.

Aseguró que a la Concesión solo le compete proteger la vía nacional y su infraestructura. “Por ahora la situación que se está presentando se escapa de nuestro control, aun así, desde febrero nosotros hemos venido apoyando las actividades de mitigación con transporte en volquetas y con suministro de retroexcavadoras”.

Y añadió: “una medida que se adoptó recientemente fue poner unos geocontenedores o geobolsas sintéticas para encapsular el material y disponerlo en los lados para formar una especie de barreras y proteger. Sin embargo, no ha sido suficiente para la energía con la que baja el río”.

Entre tanto, Veléz Vasco mencionó que la Concesión había hecho unos diseños para unas obras de protección con una firma consultora especialista en soluciones hidráulicas, las cuales fueron donadas a la Unidad Departamental de Gestión del Riesgo.

Tenemos entendido que ellos a raíz de la situación, adelantaron gestión ante la dirección nacional y lo que nos han contado es que ya existe un contrato, pero no sabemos cuándo van a iniciar”, señaló.

La sugerencia que hace la Concesión Vial de los Llanos es que ante situaciones como estas donde está comprometida la seguridad vial de los usuarios, “las autoridades deben cerrar la vía hasta que haya condiciones seguras para el tránsito”.

Fuente: https://periodicodelmeta.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí