Una ‘opita’ que soñaba con proteger el cielo colombiano

Lectura de 2 minutos

La Aerotécnico Paola Losada es una joven opita nacida en Neiva, Huila, perteneciente al curso No. 90 de Suboficiales de su Fuerza Aérea Colombiana. Paola, desde pequeña se sintió inquieta por la aviación y, sin dudarlo, cuando cumplió su mayoría de edad se incorporó a la Escuela Militar de Suboficiales de la Fuerza Aérea.

Disciplinada, apasionada, divertida, muy inteligente y dedicada pueden ser algunas de las características de la Aerotécnico Losada, quien, rodeada de hombres, no pierde su esencia de mujer y marca la diferencia en su equipo de trabajo.

Desde la Escuela de formación militar, fue una de las alumnas más destacadas, hecho que no cambió en el inicio de su vida como Suboficial, pues su trabajo es sobresaliente en el escuadrón y, desde que llegó a laborar con el mantenimiento de los aviones C-208 Caravan, tuvo la ilusión de saber más de los helicópteros y convertirse en artillera.

Así que Paola no esperó a que le asignaran este cargo para comenzar a estudiar, sin tener la claridad de cuál sería su futuro, empezó a proyectarse hasta que pudo lograr su anhelo y hoy volar, entre nubes y estrellas, protegiendo el infinito cielo con la responsabilidad que embarga su misión y la firmeza de que los sueños pueden ser realidad, solo si se propone trabajar en ellos.

¿Cuál es su misión en la Fuerza Aérea?

Actualmente me dedico a trabajar en el mantenimiento de las aeronaves C-208 Caravan y soy artillera del equipo Huey II. Quise ser artillera por gusto, me parecen unas aeronaves muy buenas y la misión es diferente a la que cumplen los aviones.

¿Qué significa para usted trabajar en el Escuadrón Técnico del GACAS?

Trabajar en el Escuadrón Técnico del GACAS es un reto, ha sido maravilloso. Allí he logrado aprender muchísimo en mi área profesional y también, en otras áreas concernientes al mantenimiento de aeronaves.
Las mujeres podemos lograr grandes metas, todo depende de lo que nos propongamos. Estamos al nivel para trabajar a la par con varias personas y los hombres que nos colaboran bastante, lo más importante es el trabajo en equipo.

¿Se imaginó pertenecer a su Fuerza Aérea cuando era niña?

Siendo niña tenía muchos proyectos. Sí quería pertenecer a una Fuerza Militar, era el sueño de mis padres y yo quería hacerlo realidad. Me ha parecido una experiencia excelente, volar es lo más gratificante que he podido lograr hasta ahora, pensé que era algo difícil, especialmente por el corto tiempo que llevo en mi Fuerza Aérea, pero lo he disfrutado bastante y es un gran reto diario.

¿Qué les diría a los niños y jóvenes que desean pertenecer a su Fuerza Aérea Colombiana?

Yo le diría a quien está leyendo este artículo que si su sueño es pertenecer a esta gloriosa institución, debe perseguirlo, buscar lo que le gusta, no es fácil, pero tampoco es imposible, se requiere disciplina, talento y mucha disposición para realizar satisfactoriamente las tareas que permiten el cumplimiento de la misión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *