Dos muertos, 9 heridos y 1.278 desplazados por enfrentamientos entre FANB y disidencias en La Victoria

0
4

El pasado domingo 21 de marzo, a las 4:30 am, se inició la operación “Escudo Bolivariano” por parte de las Fuerzas Armadas venezolanas en contra de grupos armados ilegales que hacen presencia en la zona de frontera con Colombia que tendrían sus campamentos y presencia en el Estado Apure venezolano, especialmente en jurisdicción de la Victoria y su zona rural.  

Según se conoció por parte del Gobierno venezolano, esta operación se había planeado desde hace varias semanas y buscaba, dar “estricto cumplimiento” de la orden presidencial de “cero tolerancia contra este tipo de grupos delincuenciales”, en el territorio venezolano. Por tal motivo se ordenó la movilización de 2.000 hombres, más de 80 vehículos entre los que estaban de combate y de transporte, helicópteros y hasta aviones de combate K8 de origen chino.

Desde hace  varios días, había comenzado a observarse una presencia inusual de efectivos militares venezolanos y de equipos bélico, que llamó la atención de todos, por supuesto, alertando a los grupos disidentes de las Farc que se refugian en esa región y que son comandados por alias “Ferley” y “Arturo”, sin descartar que hayan sido alertados por algunos miembros de las Fuerzas Bolivarianas con los que  conviven en el área y según fuentes militares tendrían negocios de tráfico de combustible, víveres, personas y drogas ilícitas.

Así las cosas, el bombardeo empezó en la madrugada del domingo, en los campamentos de esos grupos armados ilegales, los cuales horas y tal vez días antes habían sido evacuados ante la información recibida por los subversivos de un inminente ataque. Según dicen moradores del sector, en esos lugares habría por los menos dos campamentos donde se alojaban unos doscientos combatientes. Sin embargo, en su retirada y usando las viejas tácticas de las Farc, dejaron las vías y campos minados para dificultar el avance de los militares venezolanos y sólo un pequeño grupo de disidentes que no superaba los 20 fueron los encargados de accionar las cargas explosivas, que terminaron afectando a los hombres del estado venezolano. 

La arremetida del gobierno venezolano se mantuvo durante todo el día, por aire, con los aviones K8 y helicópteros artillados que realizaban constantes ametrallamientos, vía terrestre y adicionalmente con la presencia en las aguas del rio Arauca de unidades de la Armada Venezolana que patrullaban para evitar la huida hacia territorio colombiano de los ilegales.

En la Victoria, población ubicada frente al municipio de Arauquita en el Departamento de Arauca, el comercio cerró sus puertas y se escuchaban disparos en sus calles. Fue una situación aterradora, manifestó un habitante de esa localidad venezolana a los periodistas de La Voz del Cinaruco. Como era de esperarse, decenas de personas y familias cruzaron el río Arauca, incluso nadando para salvar sus vidas y huir del enfrentamiento. Las autoridades colombianas informaron que a cerca de 1.268 personas se les brindo protección en este país y se encuentran ubicadas principalmente en el Centro Poblado de El Troncal, Casa Campesina (A.C.A), el Coliseo o (C.D.I) del Barrio Riberas, Escuela de la Vereda Canciones y la Vereda Los Pajaros, de Arauquita.

Un resultado incierto

Según las autoridades venezolanas, dos Militares murieron y 9 resultaron heridos. En un comunicado, la institución castrense explicó que “se sostuvieron enfrentamientos con grupos irregulares armados colombianos”, que se saldaron con la muerte de los militares y, además, como resultado de estos encuentros fue neutralizado uno de los cabecillas conocido como alias ‘El Nando'”.

La nota no precisa si ‘El Nando’, miembro del grupo irregular colombiano, también resultó muerto o, únicamente, fue detenido y puesto a disposición judicial, ya que la FANB acostumbra a usar el verbo neutralizar de manera ambigua.

Tras la acción militar, señala el escrito, las autoridades venezolanas capturaron a otras 32 personas, si bien no se conocen sus identidades o nacionalidades, destruyó seis campamentos en la zona y decomisó una cantidad hasta ahora indeterminada de armamento, municiones, explosivos, pertrechos de guerra, vehículos y drogas.

Por otra parte, campesinos y residentes del lugar, afirmaron que los muertos podrían superar los 20, entre los que estarían militares venezolanos, población civil debido a que el bombardeo fue indiscriminado y algunos combatientes de las disidencias.

Pese a que la operación de las Fuerzas Bolivarianas se concentró en la Jurisdicción de la Parroquia Urdaneta (Edo Apure) en las zonas rurales como; Los Arenales, Tres Esquinas, El Rincón y toda la parte baja de la Victoria, también se han registrado enfrentamientos en varios sectores en la vía a Guasdualito y hacia El Nula, así como hostigamientos a los puestos de control venezolanos en toda esa área, sin que se conozca con certeza el número de heridos o bajas con precisión. 

Motivaciones del Ataque

En el enrarecido panorama venezolano, de lo único que se tiene certeza es que se realizó una acción militar sin precedentes contra las disidencias presentes en el estado Apure, frontera con Colombia y donde se comprueba una vez más que el territorio del hermano país, se refugian los disidentes de las Farc, que abandonaron el proceso de Paz en Colombia, así como la mayoría de cabecillas del Eln. Sin embargo, analistas y conocedores de las dinámicas políticas, económicas y militares de ese país, afirman que esta situación se dio por la puja de poderes, el control territorial y el tráfico de drogas, entre Jesús Santrich e Iván Marquez, quienes son los principales cabecillas de la llamada nueva Marquetalia y el grupo de disidentes conformados por Alias Ferley y Arturo, que hacen presencia en la zona fronteriza de Arauquita y la Victoria.

Igualmente, aseguran los conocedores de la situación de frontera y de la presencia de las disidencias de las Farc en Venezuela, “que ésta fue una acción ordenada por el Presidente Maduro para favorecer al grupo de Santrich y Marquez, con el objeto de diezmar o dar de baja a Ferley y Arturo, quienes no comparten, ni siguen las ordenes de los antiguos jefes de las Farc”. Aún más llegaron a precisar “que se están usando a los militares y la capacidad bélica de ese país,  para favorecer a un grupo de personas, cercenas políticas al régimen venezolano”.

La Voz del Cinaruco

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí