64,5% de fallecidos por covid eran mayores de 65 años

Lectura de 3 minutos

A seis meses de la declaratoria de la pandemia del coronavirus hecha por la Organización Mundial de la Salud, OMS (el 11 de marzo), el mundo registra más de 29 millones de contagios y 922 mil decesos en 188 países, concentrando la mayor afectación en personas con edad avanzada, calificada de alto riesgo por las patologías que padecen como consecuencia natural del desgaste del organismo por efecto del paso de los años.

Las estadísticas que sobre el impacto de la pandemia llevan reconocidas organizaciones, coinciden en señalar que las personas mayores de 65 años, e incluso desde un poco menos (60), son las de más alto riesgo de letalidad por las comorbilidades preexistentes, lo que hace que el proceso infeccioso del coronavirus sea insuperable en muchos casos.

Las personas mayores de 65 años, e incluso desde un poco menos (60), son las de más alto riesgo de letalidad por las comorbilidades preexistentes

El seguimiento al comportamiento del virus, y específicamente a los fallecimientos en el mencionado grupo etario, permitió determinar, casi que desde el mismo comienzo de la pandemia, que las enfermedades con más alta incidencia en estos han sido, en su orden, hipertensión arterial (HTA), diabetes mellitus (DM), obesidad, enfermedad renal, enfermedad cardíaca o cerebrovascular, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y cáncer.

Los porcentajes en Colombia varían según la entidad, ya que utilizan dos modelos de medición diferentes. Así, mientras al registro del Ministerio de Salud solo ingresan las defunciones una vez se comprueba que la causa fue el coronavirus, el DANE informa sobre casos confirmados y sospechosos. La metodología de este último es el cruce de información entre la base del Instituto Nacional de Salud (INS) y los certificados de defunción de la Superintendencia Nacional de Registro. También se diferencian en la clasificación de los rangos de edad y la fecha de corte de los respectivos informes.

Sin embargo, ambos reportes coinciden en reafirmar la evidencia médica y científica: son las personas mayores de 65 años las más vulnerables tanto a contagiarse de covid-19 como a perder la vida por el mismo.

A su vez, el DANE señala, con corte del 23 de agosto, en el informe más reciente sobre decesos por covid en Colombia, que en total son 25.060, de los cuales 7.257 están en la categoría de sospechosos.

Además, se destaca que el 49% de los fallecidos -en el periodo de referencia- eran 15.086, concentrándose la mayor letalidad en el grupo de 65 a 74 años, que registró 6.432 defunciones, tanto de casos confirmados como sospechosos de la enfermedad. Mientras que en los de 75 a los 84 años, la estadística fue de 6.037. 

El Ministerio de Salud daba a la fecha de agosto 17.316 fallecidos y, con corte a este este domingo, eran casi 23 mil. Por grupo de edades, que se clasifican por cada nueve años, el de mayores de 60 años concentraba el 55% de la letalidad por el coronavirus en el país.

Con corte al 12 de septiembre, el grupo de 65 a 99 años acumuló el 60,8 % de la letalidad. Fueron 13.836 decesos, cifra a la que deben adicionarse los 37 centenarios que perdieron la vida en la lucha contra el coronavirus. En dicha fecha el acumulado nacional se ubicaba en 22.734.

De los 37 centenarios que perdieron en el país, 19 eran mujeres. La mayoría de las defunciones ocurrieron en Atlántico y Bogotá.

De los 37 centenarios que perdieron en el país, 19 eran mujeres. La mayoría de las defunciones ocurrieron en Atlántico y Bogotá.

Énfasis

Con base en las estadísticas y las comorbilidades de los fallecidos, es que las autoridades adoptaron las políticas públicas de prevención y mitigación frente a la pandemia. De allí que la cuarentena obligatoria más extendida fuera para los llamados adultos mayores, que incluyen -según la clasificación mundial- a los mayores, longevos y centenarios.

El aislamiento preventivo de este sector poblacional generó la llamada “revolución de las canas” en el país, un grupo de personas con mayor edad que, vía tutela, logró que se levantaran las restricciones  a la movilidad que se les había impuesto por decreto. Sin embargo, tanto el Gobierno nacional como la OMS han insistido en que los adultos mayores deben tener máximo cuidado por su alta propensión a adquirir el coronavirus.

Lo cierto es que desde el pasado 1o. de agosto, los adultos longevos y mayores tienen permitido salir de sus viviendas sin restricción alguna (salvo en el pico y cédula en algunas zonas) y se les insiste, al igual que al resto de la población, en el uso del tapabocas, el lavado de manos, el distanciamiento social, entre otros.

Lecciones

Estos ocho meses y medio de convivencia global con el coronavirus, ya que China informó sus primeros 12 casos en la antesala del año nuevo, han dejado varias lecciones, entre ellas, a las poblaciones más vulnerables tanto al contagio como a la letalidad.

Por ejemplo, en contraste a lo que se ha identificado con los mayores de 65 años, el grupo de los niños, específicamente de los menores de 10 años, es el de más baja afectación. No obstante, dentro de las políticas sanitarias se considera que son un vehículo transmisor de la enfermedad y de allí la decisión de su aislamiento preventivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *