• 3 marzo, 2024 9:17 pm
Lectura de < 1 minuto

La crisis de la papa no ha terminado y está peor que antes”. Esta es la afirmación de varias asociaciones de campesinos cultivadores del tubérculo en Boyacá, los cuales aseguran que están viviendo ahora uno de sus peores momentos debido a préstamos que les hicieron entidades bancarias para sacar adelante sus producciones y que están empezando a pagar apenas este año.

Flor Alba Rodríguez Zamora, representante de dos asociaciones de cultivadores de papa en Samacá, Boyacá, manifiesta que los principales problemas de los paperos en este momento son cuatro.

El primero, los préstamos que debieron empezar a pagar; segundo, el precio al que los intermediarios quieren comprarles la papa; tercero, ahora que el precio del producto por fin subió, ellos no tienen mucha papa para vender porque no sembraron antes a causa del miedo a endeudarse más y no tenían dinero; y, cuarto, les preocupa que el Gobierno justo ahora decida importar papa y desplazar a los campesinos de la venta del producto.

Con respecto a estas cuatro razones, el viceministro de agricultura, Juan Camilo Restrepo, afirmó que el Gobierno no ha desprotegido a los campesinos y que –si bien no es perfecto– el campo colombiano ha crecido y le está cumpliendo al país, principalmente bajo la campaña ‘Consuma lo nuestro’.

En 2020 se importaron 50.000 toneladas de papa, mientras que la producción local fue de más de 2,2 millones de toneladas

En cuanto al precio de la papa y su importación, Restrepo sostiene: “A partir del programa que implementamos el año pasado podemos decir hoy que el precio de la tonelada de papa en Colombia supera los 900.000 pesos y su producción es inferior a 700.000, por lo que producir papa colombiana está en un momento importante”.

Además, el viceministro precisó que la importación de papa es mínima y no debería preocuparle al campesino. “En 2020 se importaron 50.000 toneladas de papa, mientras que la producción local fue de más de 2,2 millones de toneladas”, dijo. Esa cifra, según el minagricultura, sería de solo el 2,27 por ciento del total del tubérculo en el país.

En cuanto al problema del precio que ofrecen os intermediarios y los préstamos que los campesinos deben a las entidades bancarias, el viceministro Restrepo aclaró que en el Congreso se está trabajando una ley de financiamiento para que las personas que pidieron préstamos de este tipo tengan condiciones más favorables y apoyos para salir de la deuda.

Adicionalmente, explicó Restrepo, desde el año pasado se tiene establecido un plan para que los campesinos puedan vender sus productos a un precio acordado con un cliente a través de un contrato, en el cual se tiene la ventaja de poner un precio que ellos negocien como justo y se elimine el intermediario.

EL TIEMPO

Loading

Por DiariodeCas

Noticias de la Orinoquía colombiana / www.diariodecasanare.com 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *